Costa Rica y la tasa de natalidad más baja de la región

El país tendría la menor tasa de natalidad del continente y una proporción de mayores que se duplicó en 15 años. Esta nueva tendencia obligaría al Estado a llevar a cabo reformas en diferentes ámbitos.

“…En el país centroamericano la tasa de nacimientos llegó a 1,3 hijos por mujer, la más baja de América y una de las más reducidas del mundo, pese al aporte de las inmigrantes nicaragüenses. La niñez era 26% al comenzar el siglo y ahora es 18%. Mientras, la proporción de adultos mayores se duplicó en 15 años hasta un 13,6% del total de habitantes, casi cuatro puntos por encima de lo proyectado para este año, según un estudio publicado en junio por el Programa de Envejecimiento el Centro de Investigación Observatorio del Desarrollo, en la Universidad de Costa Rica (UCR)…”, reseña El País.

(c)stockphotos.com

“…Las políticas eficaces de reducción de embarazos en chicas adolescentes es uno de los factores en la caída de la natalidad, pero también la reducción de embarazos en la población veinteañera por razones diversas, sin descartar entre ellas el deterioro del sistema público en educación y sanidad, lo cual lleva a servicios privados con altos costos para las familias…”

Estos importantes cambios en la pirámide poblacional tendrían diversos efectos en el país y su economía. Según proyecciones de expertos la población se estancaría en el año 2045 y nunca pasará de seis millones, mientras que la proyección oficial indicaría que en cinco años podrían desaparecer mil escuelas.

Además y en el caso de continuar la tendencia de fecundidad baja en el país, para el año 2075 un 43% de la población tendría más de 65 años, situación que podría poner en jaque a los regímenes de pensiones. Costa Rica tiene una esperanza de vida al nacer de 81 años, una de las más altas del continente, lo que también genera una fuerte presión sobre el sistema de salud.

Especialistas habrían señalado la necesidad de aumentar la edad de pensión a más de 70 años, medida muy impopular y con pocas posibilidades de éxito.

(con información de El País)