¿Cómo combatir el síndrome de piernas inquietas?

El Síndrome de Piernas Inquietas (SPI) es una condición neurológica que causa una intensa necesidad de mover las piernas cuando una persona está en reposo, afectando el sueño y la calidad de vida. También es conocido como la enfermedad de Willis-Ekbom. Las personas con esta afección pueden experimentar sensaciones como picazón, tirones y hormigueo en las piernas.

Hay dos tipos principales de SPI: inicio temprano, diagnosticado antes de los 45 años y a menudo vinculado a antecedentes familiares, e inicio tardío, que aparece después de los 45 años y avanza más rápidamente. Se estima que entre el 7% y el 10% de la población de Estados Unidos padece SPI, siendo más común en mujeres y personas caucásicas.

(c)stockphotos.com

“…´A veces, las sensaciones son difíciles de explicar. Las personas con síndrome de las piernas inquietas no suelen describir la afección como un calambre o entumecimiento muscular. Sin embargo, es frecuente que la describan como un deseo intenso de mover las piernas. Es frecuente que los síntomas varíen en cuanto a la intensidad. A veces, los síntomas desaparecen por periodos de tiempo y luego vuelven a aparecer´, precisaron los expertos de Mayo Clinic…”, según reseña infobae.

Mientras que no hay una cura definitiva, hay tratamientos naturales disponibles que podrían marcar la diferencia con relación a esta condición. Se recomiendan cambios en el estilo de vida y ciertas actividades, como evitar sustancias estimulantes, mantener un patrón de sueño regular, hacer ejercicio y aplicar calor o frío en las piernas.

Los siguientes cambios en el estilo de vida y actividades podrían, además, brindar cierto alivio de leve a moderado: Evitar o disminuir el uso de alcohol, nicotina y cafeína, mantener un patrón de sueño regular, hacer ejercicio moderado y de forma regular, tomar un baño tibio y realizar ejercicios aeróbicos y de estiramiento de piernas de intensidad moderada.

(con información de infobae)