11% de la población habría abandonado Nicaragua en 5 años

La diáspora nicaragüense, conformada por aquellos ciudadanos que están en el exilio debido a la situación política y económica en el país, está teniendo un impacto significativo en el crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) en el año 2023.

Entre el año 2018 y 2023 habrían salido del país unas 725.000 personas, esto equivale al 11% de la población total del país. Además, un 22% de la población del país ya se encontraría residiendo en el extranjero.

Según informes recientes, las remesas enviadas por los migrantes residentes en el extranjero están desempeñando un papel crucial en la estabilización de la economía nacional. Estos “extranjeros” estarían enviando a sus familiarees unos 350 dólares semanales en promedio si residen en Estados Unidos, y unos 100 dólares por mes si residen en país cercanos como por ejemplo Panamá o Costa Rica.

A nivel macroeconómica la dependencia de las remesas podría superar este año el 30 por ciento del PBI del país, rozando los 5 mil millones de dólares.

Las remesas que envían regularmente los residentes extranjeros a sus familias se han convertido en un importante motor económico que contribuye a mantener la estabilidad financiera en tiempos de incertidumbre, y de momento sostienen el crecimiento del país.

(con información de La Prensa)